Pasos antes del IC

Muchas veces, los padres tienen dudas sobre si sus hijos oyen bien. Nosotros intentaremos daros a través de nuestra experiencia, cuatro pautas a seguir para descartar o confirmar el diagnóstico, ya que no solo se trata de verificar si se trata de una hipoacusia, sino que hay muchos grados que deben tratarse de modo distinto. Ante todo, que quede claro que no somos médicos, solo daremos unas pautas para orientar a los padres donde acudir si se encuentran en esta situación.

En primer lugar, debería hacerse a todos los niños al nacer un cribado neonatal.

Esta prueba se hace en el recién nacido mediante una prueba sencilla que no le causa ninguna molestia. Se debe realizar mientras el bebé está tranquilo o durmiendo.

Hay dos tipos de pruebas: las emisiones otoacústicas y los potenciales auditivos evocados del tronco cerebral. Las emisiones otoacústicas se hacen poniendo un pequeño adaptador en el conducto auditivo, que emite unos sonidos y recoge las respuestas que se generan en una zona del oído interno llamada cóclea. Para los potenciales evocados, se colocan unos sensores en el cuero cabelludo del paciente, que recogen la actividad eléctrica generada en el oído y en el cerebro en respuesta a estímulos sonoros que se emiten desde unos auriculares.

Lo habitual es hacer la prueba entre las 12 y las 48 horas de vida, antes de salir de la maternidad. En cualquier caso, debe ser realizada en el primer mes de vida.

Como apunte, pasar la prueba neonatal no es significado de que no padezca más adelante algún problema auditivo. En nuestro caso fue asi, ya que los resultado al nacer fueron correctos.

Como detectar problemas de audición:

Comportamientos comunes en niños con hipoacusia

  • Niños Tristes: porque no entienden por qué las personas les gritan.
  • Enfadados y frustrados: por no ser capaces de oír o de comunicarse.
  • Tímidos: especialmente con gente que no conocen, ya que no pueden entender todo lo que dicen.
  • Callados y retraídos en la escuela: si no pueden oír bien al profesor o seguir las instrucciones.
  • Cansados: gastan mucha energía en oír. Los niños con hipoacusia suelen estar exhaustos al final del día.
  • Se portan mal: un ‘problema de conducta’ puede enmascarar a veces en los niños una hipoacusia. A menudo este ‘problema de conducta’ es el resultado de su frustración al no poder oír bien.
  • Baja autoestima: la gente y los compañeros pueden llegar a la conclusión de que un niño que no capta cierta información tiene un retraso cognitivo, y éste puede empezar a creer que no es capaz de hacer cosas que sus compañeros sí pueden.
  • No reaccionan ante estímulo de que debían llamarle la atención como música, canciones, su nombre etc. Las escuelas son de gran ayuda en este punto, ya que nos pueden ayudar a reconocer cualquier síntoma de alerta
  • Predisposición genética en la familia con problemas auditivos
  • Ha padecido enfermedades que causen como efecto secundario hipoacusia

Ante cualquier duda, nuestro consejo es solicitar al pediatra la derivación a un otorrino infantil para que estudie el caso y verifique cualquier tipo de diagnóstico. Si efectivamente se trata de algún problema auditivo, realizarán dos tipos de pruebas:

  1. Potenciales: lo ideal es realizar unos potenciales de estado estable con sedación para poder tener el resultado más fiable posible
  2. Audiometrías: si el niño tiene edad de colaborar, con esta prueba se puede determinar en qué rangos de audición reacciona el niño.
  3. TAC y resonancia magnética para ver si la hipoacusia viene derivado de alguna malformación del oído medio o otras posible complicaciones

Con esta información el otorrino debería poder dar un diagnóstico según el nivel de audición.

Tipos de pérdida auditiva según los Db:

  • Audición normal:  (0 – 20 db): Es decir, la persona oye perfectamente  los sonidos dentro del margen de  0 a 20 db.
  • Hipoacusia leve:     (20-40 db)
  • Hipoacusia moderada: (41-70 db)
  • Hipoacusia severa:  (71-90 db) La media de decibelios que oye una persona con pérdida severa se encuentra dentro del margen (71 a 90 db)
  • Hipoacusia profunda: (91-110 db)
  • Cofosis:    La persona no oye absolutamente ningún sonido.

Según el rango, la derivación será de audifonos o implante coclear.

A partir de una Hipoacusia Severa en 70 db, es recomendable un Implante Coclear para el correcto entendimiento del lenguaje y nivel de audición que con audifonos sería mucho más compleja llegar a adquirir.

Como hemos indicado antes, cada caso deberá ser estudiado por un profesional.

 

 

 

 

Se han cerrado los comentarios